El fracaso de los deportistas mexicanos en las olimpiadas de Río 2016

     La desilusión que la delegación mexicana participante en las olimpiadas de Río causó al pueblo mexicano es muy grande. México es una nación con ganas de triunfo, que busca con la participación de éstos jóvenes aminorar un poco sus penas diarias, entre las que destaca la pobreza y la violencia.
    Existen dos formas de ver la problemática de falta de medalla, la primera desde el punto de vista de los deportistas, quienes se quejan de falta de apoyo por parte del gobierno. Un ejemplo claro de ésta idea la dio la arquera Aida Román quien dijo "No le debo nada a nadie". Sin embargo, el día de ayer Milenio destapa que los deportistas le costaron al país 145.2 millones de pesos, los cuales se otorgaron como becas. Específicamente Aida Román fue beneficiada con 2 millones 231 mil 700 pesos en su preparación. Por lo tanto, eso de "No le debo nada a nadie", como que no aplica. 
     ¿Cuántos de nosotros seriamos felices por hacer lo que nos gusta todos los días por un sueldo mínimo? seguramente la mayoría diríamos yo y probablemente lo aprovecharíamos al máximo. Ahora imagínense prepararse para representar a tu país en una justa de la importancia de las olimpiadas. 
     La segunda vertiente es la del gobierno, el cual ya sabemos la mayoría de su proceder es dudoso, no seleccionó a las autoridades competentes y no está haciendo bien su parte, ya que el llegar a ganar una medalla no se logra repartiendo dinero por aquí y por allá, se logra exigiendo trabajo duro, solicitando profesionalismo 24 horas al día y con una adecuada planeación a un futuro no a las próximas olimpiadas. 
     El caso del fútbol es a parte, es un fracaso para la Federación Mexicana de Fútbol, la cual es la única de todas las federaciones del país que es autónoma, así que mandó a su grupo con recursos propios, los cuales en su mayoría son generados por los partidos de la selección mayor. Sin embargo, ésta es una historia aparte que ya se tratará en otra ocasión.
     Finalmente, espero que éste fracaso destape culpables de ambos lados (deportistas y directivos) y permita un cambio en nuestro deporte mexicano, que beneficie a las futuras generaciones.






Comentarios

Entradas populares